VOX y el nazismo

Toda legislación, viene inspirada por unos principios generales del Derecho, y la plasmación legislativa, son, nada más, que la positivización jurídica de esos principios. Por desgracia, no ha sido fácil, lograr unos principios generales informadores, justos, e igualitarios, y en Europa, tenemos buena muestra de ello. Quizás la positivización jurídica más aberrante de la historia, halla sido sin lugar a dudas, el nazismo, porque incorpora, la expulsión, el exterminio, y la eliminación física, como un objetivo para lograr una sociedad ideal, y no duda, en utilizar los últimos avances de la Revolución Industrial. Pero juzgar el nazismo, como fenómeno histórico sólo y aisladamente, provoca injusticias en mi opinión. A pesar, de que es fácil decir, que  “ lo nazi “  es malo, por su injusticia y espectacularidad, no debemos pensar, que en Alemania, todos son unos nazis, y los de fuera de Alemania, son los buenos. Las cosas, son mucho más complicadas de lo que parecen, y 73 años, son pocos años todavía. El nazismo, romanticismo, y nacionalismo, arrancan de mitad del s.XIX, primera mitad del siglo XX. El movimiento romántico, cuyo exponente más representativo en España, fue la generación del 98  (Unamuno, Pérez Galdós, Azorín, Narcís Oller), se caracteriza por una exaltación del sentimiento popular del pueblo, en su acepción más amplia. Trata de buscar sentido a una ideología en las raíces del pueblo, de lo que ven, viviendo muchas veces de la nostalgia, pensando que cualquier tiempo pasado fue mejor. Fue un movimiento global en toda Europa. El nacionalismo, surgió principalmente, a principios del siglo XX, y surgiría como reacción al jacobinismo, siendo una evolución del romanticismo, y se traduce en una exaltación de lo popular, dotándose de unas estructuras ideológicas y políticas propias. En esta época, se están formando en Europa, gran cantidad de estados, aunque las grandes potencias  (Francia, España, Gran Bretaña y Rusia), ya estaban formadas. Aparecen nuevos estados como Italia y Alemania, fruto de reunificaciones, y otros surgen de disgregaciones. Básicamente del Imperio Austro-Húngaro:  Hungría,  (cuya población está diseminada por toda Europa), Austria, Serbia, Rumanía, etc… También se produjo la disgregación del Imperio Turco-Otomano. Sus principales ideólogos, fueron Garibaldi, Otto Bismarck, Lluís Companys, Sabino Arana. Hay que señalar, que Suiza, aparece imperturbable en las actuales fronteras desde 1.499. Se trata de movimientos ideológicos y políticos, que exaltan el sentimiento popular, pero que no hace exclusiones y no duda en hacer partícipe a quien quiera. La I Guerra Mundial, supuso un golpe durísimo, aunque el Tratado de Versalles, no arregló nada, sino que sólo hizo que acrecentar las desigualdades, lo cual, fue mortal posteriormente. En la I Guerra Mundial luchabas y morías, en base a criterios de nacionalidad, no de religión o raza. La I Guerra Mundial, reavivó y tergiversó el movimiento nacionalista. Sumió a los perdedores en una situación de pobreza extrema, y provocó un peligroso sentimiento de humillación y rabia, que provocó una deformación impresentable del nacionalismo y romanticismo, que fue el nacionalsocialismo, o nazismo. Esta ideología, cuyo máximo ideólogo fue Adolf Hitler, austríaco, y pintor fracasado, aprovechó la situación existente, para escribir un libro,  “ Mein Kampf “, en el que deforma y tergiversa las tesis nacionalistas, afirmando que se debe exaltar el sentimiento popular germano, que lo identifica con la raza aria, y proceder a la unificación del mismo, en todos los lugares de Europa, donde haya pueblos germanos. Sólo lograría lo contrario, la dispersión y enfrentamiento de los pueblos germanos en todo el mundo. Provocó, una verdadera diáspora germana, en el sentido más amplio de la palabra. Algunos, todavía no se sabe donde están. Hitler hablaba de una unificación material, es decir, de eliminación física de fronteras, y sucesivas anexiones, hasta completar el sueño pangermánico. En su  “ sueño “  sobraban los seres inferiores, es decir, judíos  (su verdadera obsesión), católicos, gitanos, musulmanes, testigos de Jehová, enfermos, ancianos, homosexuales, y opositores al régimen, los cuales debían de ser eliminados físicamente, para lo cual se utilizaron métodos nefastos. Para ello, se dispuso de una gran influencia de los medios de comunicación, que convencía a la gente de forma sectaria, que aquello era lo bueno, y… lo consiguió, incluso fuera de Alemania. El Holocausto nazi, ha sido el más dantesco de la historia de la Humanidad, básicamente, por el desprecio a la dignidad humana. Se aprecia, que es una ideología basada en la diferencia, jugándose con los criterios raza y religión. Posteriormente se ha utilizado los criterios ideología e incluso nacionalidad. Se trata de criterios arbitrarios, injustos, que debieren ser ilegales, (aunque hubo un soporte legal), y que un sistema democrático moderno, nunca debiere permitir.

Actualmente, VOX, y salvando las grandísimas distancias que lo separan del partido nazi, utiliza métodos similares, utilizando la democracia, dentro de la democracia. Parten de una utilización masiva, en la medida de sus posibilidades, de los medios de comunicación, y no dudan en utilizar la justicia, mediante la figura de la acusación popular en tribunales de justicia, contra el proceso independentista español, para servirle a su aparato propagandístico, y mostrar al pueblo catalán secesionista y rebelde, como enemigo a batir. Hablan sin ambajes de supremacía del pueblo español, “ españoles al cuadrado “, en palabras de su fundador, Santiago Abascal, y no dudan en propugnar, una recentralización total y absoluta, de todas las competencias en un estado centralizado. Desde este punto de vista, y ya en Andalucía, no han dudado en proponer la supresión de Canal Sur, cambiar el día de la autonomía, que de modo transitario sería el 2 de enero, porque no olvidemos, su fin último, es la supresión de las autonomías, efeméride de la expulsión de los musulmanes de la Península, y la expulsión inmediata de 52000 inmigrantes. Y no nos engañemos, este es el aperitivo, o plato de entrada de la ultraderecha de VOX, eso si, utilizando medios legales, pero una vez más,, y como se vió en el nazismo, engañando a la gente, y que a mi modo de ver, lejos de crear  “ españoles al cuadrado “, multiplicará sus enemigos, que en caso de triunfar sus tesis, que inexorablemente debería contar con el Partido Popular como compañero de viaje, llevará a España, a una España de pandereta, con los argumentos, de patrón clásico, de estados totalitarios dictatoriales de otros tiempos.

El nazismo, mediante la influencia sectaria de los medios de comunicación, supo sacar influencia de una población sin futuro. Los judíos eran los culpables, como ahora los catalanes e inmigrantes para VOX, eran los verdaderos culpables de todos los males de España, y si se les quitaba de en medio, entre otros, Alemania, y por extensión ahora España, para VOX,  sería rica y poderosa.

En fin, falacias, mentiras sin probar, que se demostró fracasaron en Alemania, pero también en España, pues la Guerra Civil Española, nada solucionó, sinó que dividió y exterminó, a gran parte de la misma, no sólo republicanos, sinó también nacionales, y trajo de 40 años de ostracismo, y si de esas épocas nos hemos de acordar, tratando de blindar el Valle de los Caídos, y al dictador, y rememorar políticas de esa época. Mal vamos.

Anuncios