La protección temporal de los refugiados ucranianos en España

España ha concedido ya protección temporal a 9.000 refugiados ucranianos. A España han llegado 25.000 refugiados desde el 24 de febrero, y 9.000 solicitudes de protección temporal han sido acordadas ya.

Ante la guerra en Ucrania, la Unión Europea activó por primera vez la Directiva de Protección Temporal para acoger a los refugiados ucranianos.  Este mecanismo de urgencia concede en 24 horas el derecho a la residencia y el permiso para trabajar, si se consigue que las autoridades españolas emitan la correspondiente documentación. Se trata de una posibilidad, técnicamente real, pero a la práctica, difícil de conseguir.

Ese NIE que se les da les faculta para trabajar, para acceder a la asistencia sanitaria,  y a los menores para acceder a la educación.

Esta protección tiene una duración de un año y luego se prorroga automáticamente por otro año, al termino del cual puede prolongarse excepcionalmente por otro año más.  Y si, una vez conseguida, la persona desease trasladarse a otro Estado de la UE, deberá solicitarla allí de nuevo, “y su concesión dependerá de la discrecionalidad de ese Estado”.

El ministro consejero de la embajada de Ucrania en Madrid, Dmytro Matiuschenko, asegura que ya son más de cuatro millones las personas que han huido de su país y agradece “al pueblo español su disposición a ayudar al pueblo ucraniano” y señaló que la protección temporal es un elemento clave para que los ucranianos se sientan como en su casa.

Esta protección temporal es perfectamente compatible con la solicitud de asilo, aunque es recomendable, que quien opte a ella, disponga del asesoramiento de una asistencia letrada.

El hecho de solicitar protección temporal no impide solicitar protección internacional; hay que tener en cuenta que la protección temporal es limitada en el tiempo y en el espacio. Cuando termine, estas personas se quedan sin nada, y habrá muchas que ya no querrán volver a Ucrania porque allí ya no tengan nada, y tendrán aquí su vida y medios de subsistencia

La Abogacía se ha movilizado desde el primer día de la agresión rusa a Ucrania, para ofrecer asistencia legal a los refugiados. Esta realidad está poniendo en evidencia un nuevo mundo de desigualdad y de injusticia.

Los Colegios de la Abogacía han puesto sus servicios de orientación jurídica a disposición de quienes los necesiten. Y el Consejo General está coordinando las actuaciones y ha publicado una guía en ucraniano explicando sus derechos.