Gibraltar e Irlanda del Norte

El gobierno español, se ha burlado de la idea del Brexit británico,  mucho más de lo que uno se pudiera imaginar, y ha tratado de “recuperar el control” sobre la cuestión de Gibraltar. A pesar de la sugerencia de la Unión, de que se uniera en relación con el acuerdo global de retirada, el gobierno español , de forma unilateral, manifestó que el borrador del acuerdo no era claro sobre la cuestión de Gibraltar. A los españoles les hubiese gustado que el asunto de “La Roca “ fuese tratado como un asunto bilateral que se negocie entre Madrid y Londres, en lugar de ser incluido en un futuro acuerdo comercial entre el Reino Unido y la UE.

La soberanía del Reino Unido sobre Gibraltar se materializó formalmente en el Tratado de Utrecht en 1713, pero España siempre ha reclamado la soberanía,  de la misma manera que Argentina la pide sobre las Islas Malvinas.

España amenazó con rechazar el acuerdo Brexit sobre Gibraltar

El posible descarrilamiento del acuerdo de retirada difícilmente pudo ser un gran shock para May o los ideólogos del Brexit en su partido. Gibraltar votó el 96 por ciento para permanecer en la UE. Sus ciudadanos eran plenamente conscientes de cómo España podría usar el Brexit como una forma de abrir una cuña para reabrir las discusiones sobre “ La Roca “. La respuesta de algunos políticos británicos euroescépticos ha sido responsabilidad del gobierno español. El año pasado, Lord Howard comparó la actitud del gobierno español con respecto a Gibraltar con la de la junta militar argentina en la década de 1980 y sugirió que incluso se podría ir a la guerra con España, un aliado de la OTAN, al respecto. Una táctica de distracción típica de Brexiteers.

La pregunta de Gibraltar apenas apareció en el referéndum a diferencia de la pregunta de la frontera irlandesa. Pero los temas son muy similares. Cómo mantener estrechos lazos económicos y de seguridad entre Gibraltar y España después del Brexit, cuando más,  de 13.000 ciudadanos españoles cruzan diariamente a Gibraltar para trabajar. El borrador del acuerdo de retirada protege su capacidad para entrar y salir libremente de Gibraltar después del Brexit y para disfrutar de las mismas protecciones contra la discriminación por motivos de nacionalidad que actualmente disfrutan.

España también quiere y necesita cooperación en materia de lucha contra la delincuencia organizada. Los cigarrillos son un 40% más baratos en Gibraltar que en España, lo que inevitablemente aumenta el contrabando. Gibraltar también tiene tasas impositivas corporativas mucho más bajas que España: el jefe de aduanas español lo describió como “un mal novio” en lugar de un vecino amigo por esa razón.

Gibraltar destruye todos los estereotipos sobre el Brexit. Reino Unido entabló conversaciones con España y la UE sobre Gibraltar después del Brexit

Las preocupaciones de España sobre Gibraltar seguramente no son diferentes de las preocupaciones de la UE en cuanto a cómo el Reino Unido podría terminar después del Brexit. Un paraíso fiscal, con un mayor margen para el lavado de dinero y el contrabando.

El mayor riesgo es que si España intenta alterar el acuerdo de retirada sobre Gibraltar, esto dará alas a los Brexiteers sobre la frontera irlandesa. Si España puede intentar cambiar los términos del acuerdo de retiro, ¿por qué no el Reino Unido?

Sin embargo, el problema podría terminar torpedeando todo el acuerdo de retirada de la UE. Si esto sucede, entonces los parlamentarios se enfrentarán a dos opciones: no hay acuerdo o un voto popular. No hay mayoría en la Cámara de los Comunes para ningún acuerdo. Si todo el proyecto Brexit se estrella debido a un terreno que el Reino Unido tomó el control de hace cientos de años, entre otros asuntos, sería la máxima ironía, pero parece ser, por unas cuestiones u otras, que es lo que va a suceder.

Anuncios