El Holocausto. Una visión jurídica

El Este Judío Europeo, pero…, ¿ Qué es, y en qué consiste el Este Judío Europeo ?. Consiste en una vasta extensión, como su nombre indica, al Este de Europa, de unos 2 millones de km2, repartidas entre Hungría, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia, Bulgaria, Polonia, Lituania, Letonia, Estonia, Rusia, Bielorrusia, Moldova, Rumanía, y Kazakstán, ( ya en la Rusia asiática, unida a ésta por afinidad cultural e histórica ). Sus habitantes, son de procedencia varia, destacando los judíos, que todavía permanecen en estos territorios aunque se vieron gravemente perjudicados tras la  II  Guerra Mundial. En principio, para entender la causa del grave perjuicio, durante los años  1939 – 1945  de forma especial y radicalmente grave, hemos de ver, que pretendía la ideología que los trató de exterminar: el nazismo. El nazismo, obra de su ideólogo y adalid principal, Adolf Hitler, trató de crear unas zonas vitales, formado por un cierto número de grandes espacios o Grossraum, y, de unos pequeños espacios dentro del Grossraum, sometidos a un pueblo – jefe, Führungsuolk, al que estos espacios o zonas, estarían totalmente sometidos, en aras a crear un espacio vital alemán, tras la negativa española, de participar en un hipotético reparto colonial. Hitler, ansiaba el reparto del Imperio Colonial Británico. Al no poder conseguirlo, aliándose con Italia y Japón, ( Triple Eje ), emprendió la expansión hacia el Este, con la intención de crear un Imperio Alemán Colonial. Los pueblos holandés, flamenco, y escandinavo, se libraron de la barbarie que se avecinaba, pues estaban considerados como pertenecientes a la raza germánica y destinados a la asimilación con la raza superior. Sin embargo, los pueblos eslavos del Este de Europa, eran abiertamente considerados como inferiores, ( Intermensuren ), y se vieron abiertamente sometidos a la esclavitud y al exterminio.

“ Los Protectorados del Este de Europa, deben ser explotados en exclusivo beneficio de Alemania, manteniéndose a las poblaciones autóctonas, en el más bajo nivel intelectual posible, y el sistema de autogobierno, debe ser el del terror. Himmler, Brest – Litovsk, 1.939 “.

En la Polonia ocupada por el III Reich, que contaba con 1.600.000 habitantes, de los que sólo 120.000 eran alemanes, todos los no alemanes, polacos y judíos polacos, fueron expulsados hacia el Este, en el invierno de  1939 – 1940, y la economía de estos territorios, absorbida por el  III  Reich. La zona polaca, en que se constituyó el gobierno federal polaco, fue un simple país colonial, que nunca llegó a definirse. Las instrucciones dadas por Goering precisaban que:

“ todas las materias primas, todo el utillaje que podía ser utilizado por la economía alemana, debía ser desplazado; las empresas que no eran absolutamente necesarias para mantener un bajísimo nivel de vida, estrictamente suficiente, habían de ser transferidas a Alemania o explotadas en beneficio de esta nación. Wronki, 1.940.

Las medidas adoptadas por el general Frank y Himmler, pretendían la eliminación de los judíos y de la intelligentsia polaca. Se intentó restringir el incremento de polacos y debilitar la raza mediante la subalimentación, al mismo tiempo, se intentó germanizar con la ayuda de colonos, algunas regiones de la provincia de Lublín. A partir de otoño de 1930, fueron deportados a Alemania muchísimos trabajadores polacos, hasta alcanzar en Agosto de 1942, una cifra próxima al millón de personas. En el Ostland y en los demás territorios soviéticos, la política alemana, fue igualmente brutal, excepto en las tres Repúblicas Bálticas que Rusia se había anexionada en 1939 y cuyos habitantes, considerados parientes de raza, fueron menos maltratados. Por el contrario, la Rusia Blanca y Ucrania, sufrieron una suerte comparable a la de Polonia. Ucrania constituyó un  Reich-Kommissariat  en el que sólo los partidos  ( grupos del pueblo ), y los municipios fueron administrados por ucranianos. Los alemanes ocupaban, todas las esferas superiores y medios de la administración.

Rosenberg, ministro alemán de los territorios del Este, que quería estimular el nacionalismo ucraniano, tuvo que enfrentarse con el Reichkommissär, Enrich Koch, que declaró abiertamente, que no tenía el propósito, de crear una  “ Ucrania libre “, sinó el conseguir:

“ Que los ucranianos trabajen para Alemania, Kiev, 5 de marzo de 1.943 “.

En los protectorados de Bohemia y Moravia, la mitad de cuya población, Hitler quería asimilar,  – especialmente diseminado en el Reich a los trabajadores checos -,  y la otra mitad había de ser eliminada, sobre todo los elementos  “ mongoles “. Los bombardeos graduales sobre Alemania, favorecen la germanización del país, donde disfrutan del derecho de la extraterritorialidad. En el este, todos los asuntos criminales y la mayoría de los civiles, en los que intervenían diversas clases de alemanes, los ciudadanos  (Reichsdertsche),  “ miembros del estado “, (Staatsangehörige), alemanas de raza  (Volksdeutsche)  o de descendencia alemana  (Deutschtämmige), sólo podían ser llevados por un juez alemán, y según la ley alemana. La competencia de los tribunales locales, se limitaba a los asuntos civiles entre no alemanes y a los asuntos criminales, y sus decisiones siempre estaban sujetas a revisión de los tribunales alemanes.

“ El Imperio de las S.S “

En realidad, nunca existió un plan de conjunto que debiera presidir la organización definitiva de la  “ Europa Alemana “. Se trazaron unas directrices muy generales; exterminación de los judíos, eliminación de los marxistas, comunistas, socialistas, masones, demócratas, prostitutas, gays, y sindicalistas, y reorganización de la economía europea en provecho exclusivo del Reich, para asegurar al pueblo alemán, un papel rector y privilegiado entre los pueblos colonizados reducidos puramente a una actividad agrícola. Las S.S., o policía alemana, llevarían junto con la Gestapo, la materialización de este sueño pangermánico, europea, y mundial.

El genocidio

El nuevo orden, fundado en la superioridad de la raza germánica, y en la explotación de Europa por el Herrenud, suponía además del desprecio y esclavitud de todo lo que no era alemán. La eliminación  “ física “  de todos aquellos que eran considerados física o moralmente peligrosos para el  III  Reich, si había de ser fundado sólidamente  “ para mil años “, era necesario que todos sus enemigos fueran destruidos sin piedad.

Los judíos, cuya destrucción era la obsesión de Hitler, se vieron afectados, por las Leyes de Nuremberg de 1935,completadas por decretos de 1937 y 1938 que los condenaban a muerte lenta.

Además de las medidas antes mencionadas, se pretendía obstaculizar su reproducción  -esterilización, aborto, de hombres y mujeres-. Hitler, no retrocedía ante su exterminacióm.

Fueron eliminadas todas las Judenrien, o juderías de Europa Central, ( barrios judíos ), y fueron construídos multitud de campos de concentración, como los de Treblinka, Buchenwald, Maïdanek, siendo el más horrorosa, a parte del de Jasenovac en Croacia, el de Auschwitz, en la Polonia Germana, donde era capaz de gasearse a 2000 personas en media hora. 3.000.000  millones de judíos murieron en Polonia, 2.000.000 en Ucrania y Besarabia, siendo las víctimas aproximadas de 6.000.000 de judíos, y 12.000.000 millones de víctimas totales en la Gran Guerra del siglo XX.